viernes, 2 de mayo de 2008

Viaje musical a París

Como ya he dicho, París rezuma cultura por todos los lados y la música no podía ser menos. París tiene una historia musical muy grande, en la que destacan, sobre todo, los grandes artistas de la chançon francesa y sus míticos clubes de jazz. Entre los primeros se podría nombrar a la mítica Edith Piaf y a Jaques Brel, y en el mundo del jazz muchos artistas internacionales como Lionel Hampton, Django Reinhardt o Josephine Baker alcanzaron la fama tras actuar en los clubes parisinos.

Pero existe un lugar que es una de las atracciones turísticas más importantes de París (que ya es decir) relacionado muy directamente con la música que es la tumba del mítico cantante de The Doors Jim Morrison. La tumba está en el cementerio de Pere Lachaise, junto a las tumbas de otra gente importante como Chopin, Oscar Wilde o Moliere. Jim Morrison, fascinado con las tumbas de figuras célebres de este camposanto, meses antes de su muerte comentó que le encantaría descansar allí cuando muriera.

Hoy en día la tumba es muy sencilla pero en su día tenía un busto del cantante que fue robado tras el estreno de la película de Oliver Stone sobre el mítico grupo. En la lápida dice en griego "KATA TON DAIMONA EAYTOY", que se podría traducir como "Fiel a su propio espíritu", muy aplicable a este monstruo del r&r que cumplió muy bien el lema de "vivir rápido, morir joven (a los 27) y dejar un cadáver bonito". Curioso ver lo que la gente le pone en la tumba; cigarros, cd´s de sus grupos, notas en post-it, fotos, flores... parece mentira en alguien que murió en el 71, hace nada más y nada menos que 37 añitos.

La excusa para ir al cementerio era ver la tumba de Morrison, aunque ya que estaba allí también visité la tumba de otra legendaria artista musical, mucho más relacionada con París, quizás su cantante más universal; Edith Piaf. Allí estaba la tumba con una foto de la Piaf y rodeada de flores. Además de su portentosa voz la biografía de la cantante es de lo más apasionante y, si queréis conocerla más a fondo, podéis ver la reciente película "La Vie en Rose", en la que la actriz Marion Cotilard hace una interpretación excelente de la cantante, por la que ganó el Oscar a la mejor actriz este año 2008. Más que recomendable.

Y si hay un lugar donde las actuaciones de la Piaf se han convertido en famosas es el mítico Teatro Olympia, donde actuaron multitud de estrellas de la canción y se han grabado muchos discos en directo por su excelente acústica. Aquí ha tocado Sinatra, los Rolling, los Beatles, Janis Joplin, Jimi Hendrix o los más autóctonos Lluis Llach, Raimon o Paco Ibañez en la época de la canción protesta. Es tal la importancia del teatro que se le ha declarado Patrimonio Cultural francés. Estuve viendo la programación y no había nada apetecible, por lo que no pude ver su interior pero os dejo la foto de la fachada (tapada un poco por los árboles).

Antes de salir hacia París me llevé una grata sorpresa. Estuve viendo la agenda cultural de la ciudad y ¡¡¡actuaba Jimmy Cliff!!!, una leyenda de la música reggae probablemente la mayor después del legendario Bob Marley. Así que me quedé encantado de poder ver un concierto tan bueno de paso que andaba por allí. Llegué el lunes y compré la entrada pero el miércoles me dirigí al Bataclan, sala donde era el concierto, y me encontré con el cartel que veis en la foto, ¡¡¡el concierto se había suspendido!!! No todo podía salir bien. Buscando la información en Internet, dice que el artista y su banda, a pesar de estar en la ciudad listos para la acción, se negaron a actuar porque el promotor no cumplió con lo acordado.

También dio la casualidad que en El País Semanal del día anterior a que me marchase aparecía un reportaje sobre una exposición de Patti Smith, la mítica rockera, en París en el centro de arte contemporáneo Cartier (por el fotógrafo Cartier-Bresson, no por el de los relojes), así que para completar mi viaje musical allá me fui, donde se ve que la faceta artística de Patti Smith va más allá de la música. Se exhiben multitud de fotografías sacadas con su Polaroid (es fiel a este formato), dibujos, pinturas y algunos vídeos. Sorprende la cantidad de iconografía religiosa y la casi total ausencia de su legado musical en la exposición.

1 comentario:

pirrichas dijo...

Las entradas de Paris son muy buenas, con cada viaje mejoras, pero ¡ P A R A !!!!!!!!!!!!!!!!! ya toca trabajar.